Nueva York requerirá estar vacunado para entrar a restaurantes o gimnasios

El comprobante “Key to NYC Pass” es un nuevo esfuerzo para impulsar la campaña de inmunización, ya que casi el 30% de los adultos no ha recibido ninguna dosis.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció este martes el requisito de un comprobante de vacunación para ingresar a espacios públicos cerrados como restaurantes, gimnasios, obras de teatro, entre otros.

La medida busca aumentar la tasa de vacunación en la metrópoli, que tiene zonas como Bronx y Brooklyn donde la población completamente inmunizada no llega al 50%.

“Sabemos que esto es lo que va a cambiar el rumbo”, dijo de Blasio en una conferencia de prensa.

El plan se iniciaría en pocas semanas, con un período de transición, para entrar plenamente en vigor a mediados de septiembre, cuando inicia el año escolar y se espera que más trabajadores retornen a las oficinas de Manhattan.

La iniciativa, llamada “Key to NYC Pass” y destacada por De Blasio como la primera en el país, es similar a los programas instaurados en Francia e Italia y que desataron fuertes protestas contra el gobierno.

Previamente, De Blasio había incentivado la vacunación con un pago de 100 dólares y firmó una medida que requiere la vacunación de los empleados del gobierno local para mediados de septiembre o tener que hacerse pruebas semanales de COVID-19. Pero bajo el esquema del nuevo pase, no será suficiente presentar un test negativo de COVID para acceder a los espacios cerrados.

Aunque el alcalde evitó imponer un requisito de mascarilla, instó “enérgicamente” a que incluso las personas vacunadas empiecen a usar barbijos en los espacios cerrados.

El alcalde, en una sesión informativa del lunes, dijo que los funcionarios de salud de la ciudad están siguiendo una estrategia basada en “datos y ciencia.”

“Pensamos que la combinación adecuada era centrarse fuertemente en la vacunación para seguir subiendo la escalera, poner cada vez más requisitos de vacunación y dar un mensaje muy claro a todos los neoyorquinos recomendando encarecidamente el uso de mascarillas, independientemente del estado de vacunación”, dijo.

Las tasas de infección han aumentado en todo el país. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han publicado recientemente unas directrices que recomiendan que incluso las personas vacunadas lleven mascarilla en los espacios cerrados en las zonas de EE.UU. donde la variante delta está provocando un aumento de la infección.

Aunque el gobernador Andrew Cumo dijo que su poder ejecutivo era limitado, instó a los negocios privados, como bares y restaurantes, a adoptar la política de admitir sólo a personas vacunadas y dijo que más hospitales deberían exigir a los trabajadores que se vacunen. Y dijo que, si el número de casos sigue aumentando, debería considerarse la posibilidad de imponer la vacunación a los trabajadores de las residencias de ancianos y a los profesores.

Las peticiones para que se reactive el mandato de uso de mascarilla en Nueva York se han hecho más fuertes a medida que aumentan las cifras locales. Una media de más de 2.400 personas al día han dado positivo en la prueba del COVID-19 en todo el estado de Nueva York durante la última semana, frente a los 300 nuevos casos diarios de finales de junio. Más de dos docenas de los 62 condados del estado alcanzaron el lunes el umbral de recomendación de los CDC para enmascarar el interior.

Comparte