Ministro, Rolando Castro a un año del homicidio del líder sindical Weder Meléndez, señala que fue un crimen político

Este 7 de agosto se cumple el primer aniversario del crimen político del líder sindical, Weder Arturo Meléndez, un hecho registrado en la colonia Guatemala a pocos minutos del anochecer de esa fría tarde.

En una de las oficinas de altos mandos de la Alcaldía de San Salvador, había una importante reunión. No se realizaban, precisamente los preparativos de la Bajada del Divino Salvador del Mundo, estaban a días de celebrarse las fiestas patronales de la capital. Pero no, en ésta se estaban afinando los últimos detalles para un crimen político. El objetivo era el líder sindical de la Asociación de Trabajadores Municipales (ASTRAM) que reclamaba en redes sociales y cara a cara los derechos que les eran vulnerados durante la administración del alcalde Ernesto Muyshondt. Esos reclamos le costaron la vida a Meléndez, uno de los que había denunciado en las diferentes instancias esta violación de la que fueron víctima más de 5 mil trabajadores municipales. Mismos hechos por los que ahora es procesado en cárcel el exedil.

Este hecho dio pie a una exhaustiva investigación por parte del Ministro de Trabajo, Rolando Castro, quién al ver la inoperancia de la antigua administración fiscal de Raúl Melara, tomó su iniciativa para realizar las indagaciones.

«Hace exactamente un año, unos cobardes y asesinos le quitaron la vida al Líder Sindical Weder Melendez, según información recabada en el Ministerio, fue un asesinato político. Ordenado por quienes gobernaban la @alcaldia_ss estos actores intelectuales buscaron manipular las mismas investigaciones con personeros dentro de las instituciones que investigan el móvil del crimen. Espero que con la nueva dirección estratégica de la @FGR_SV a través del Fiscal General @FiscalGeneralSV este cobarde crimen NO quede en la impunidad», señaló Castro.

En un tercer Twitter pidió a las autoridades que «la MAFIA que saqueó la @alcaldia_ss y que hicieron muchos actos delictivos y todavía gozan en este país de impunidad, estos tres delincuentes ya deberían estar junto con Muyshondt en una cárcel entregando cuentas ante la justicia».

Las investigaciones arrojaron que el crimen fue planificado en una de estas oficinas, y que para este fin se contrató a un sicario. Días después de este hecho, la Policía capturó a un empleado municipal que Muyshondt contrató a su llegada. Se trataba de nada más y nada menos que un gatillero de pandilla. El gatillero, es el responsable de matar. Un tiro de este personaje pandilleril no tiene margen de error porque ha sido entrenado para hacer este trabajo.

Comparte