El Barça acelera la salida de Koeman

Tras reunirse de emergencia esta madrugada, Laporta acuerda ahora mantener al neerlandés hasta el partido contra el Atlético a la espera de encontrar un sustituto.

Joan Laporta fue prudente en el Estadio da Luz. De carácter impulsivo, el presidente azulgrana evitó tomar decisiones “en caliente”, según explican en el club, después de la derrota del Barcelona ante el Benfica (3-0). Fue la segunda goleada consecutiva que recibió el conjunto azulgrana en la Champions tras la cachetada del Bayern Múnich en la jornada inicial en el Camp Nou (0-3). Laporta bajó al vestuario en Lisboa e intentó animar a los jugadores. Nada más. Pero cuando la delegación del Barça regresó a Barcelona, el presidente organizó un encuentro de emergencia en las oficinas de la Ciudad Deportiva Joan Gamper. Acostumbra Laporta a conversar con Mateu Alemany, director de fútbol, y Rafa Yuste, vicepresidente deportivo, tras los partidos. La reunión, en la madrugada este jueves, sin embargo, no era una conversación de rutina (finalizó cerca de las 4.15 de la mañana). A ellos se sumó Enric Masip, asesor deportivo del máximo directivo azulgrana, para definir el futuro de Ronald Koeman.

Hace días que el Barcelona trabaja en la búsqueda de un entrenador para sustituir a Koeman. A la derrota frente al Bayern, se le sumaron dos empates en la Liga -Granada y Cádiz- y el foco volvió a posar sobre Koeman. La victoria ante el Levante, el último domingo en el Camp Nou, parecía darle un respiro al neerlandés. “Veremos qué pasa ante el Benfica. Si ganamos esta noche y conseguimos un buen resultado en el Wanda, Ronald bajará la presión sobre Ronald”, explicaba un directivo del Barça en Lisboa. Pero el Barça naufragó en el Estadio da Luz y la cúpula azulgrana volvió a coger la lista de candidatos para sustituir al técnico neerlandés.

En el club, en cualquier caso, se debate sobre el momento oportuno para hacer el cambio en el banquillo. Algunos directivos presionaban para destituir al técnico tras la derrota en Lisboa. Sin embargo, después de la reunión de esta mañana, la junta directiva del Barcelona decidió esperar hasta el partido del Wanda Metropolitano. Koeman no se sentará en el banquillo. Al neerlandés le resta una fecha de sanción (fue expulsado ante el Cádiz) y no podrá dirigir al equipo en el Metropolitano. El Barça gana tiempo mientras la directiva madura la elección del entrenador que lidere el nuevo proyecto.

Todavía no hay consenso en la directiva. Mientras al presidente le seduce la opción de Andrea Pirlo -sin trabajo y sin demasiadas pretensiones económicas-, en el área deportiva se decantan por la contratación de Xavi Hernández. El entrenador de Al-Sadd debería primero limar sus asperezas con Laporta después de que el presidente dijera que “debería tener algo más de recorrido”, antes de tomar las riendas del Camp Nou. Jordi Cruyff avala la opción de Xavi. La relación entre Cruyff y Xavi no es nueva. El entrenador del Al-Sadd ya había conversado con el hijo del mentor del Dream Team para sumarlo al Barcelona en el caso de que Víctor Font ganara las elecciones. En la mesa está el nombre de Robert Martínez, seleccionador de Bélgica, y hasta el de Òscar García, actualmente en el Reims. Marcelo Gallardo, entrenador del River Plate, también está en la lista del área deportiva.

Futuro en Europa
Por ahora, todo está en el aire en el Barça. Lo que sí tiene claro el área técnica es que el equipo no puede “hacer el ridículo” en cada presentación en Europa. “Ya lo dijo el presidente”, justifican. “Perder tendrá consecuencias”, anunció Laporta el pasado mayo. La Champions se ha convertido en el tormento para los azulgrana. A las duras derrotas y eliminaciones frente a la Roma (2018) y el Liverpool (2019), se sumó la humillación del Bayern (2020), la goleada del PSG (2021) y la posibilidad de quedar fuera de la Liga de Campeones en la fase de grupos esta temporada.

“Sí. Veo al Barça en octavos de la Champions. Si ganamos los dos partidos contra el Dinamo y el Bayern demuestra su potencial ante el Benfica… tampoco es tan complicado”, defendió Koeman en el Estadio da Luz. “Es un momento difícil. Estamos empezando muy, muy mal en Europa, pero todavía tengo confianza en pasar de grupo”, añadió Frenkie De Jong. Busquets intentó ser optimista: “En la Champions dos jornadas y cero puntos. Hay que ir hacia arriba porque no nos queda otra. Pero hay que pensar en positivo”, dijo el capitán azulgrana. La directiva del Barcelona pierde la paciencia con Koeman y el vestuario, único sostén del técnico, comienza a mirar con recelo al neerlandés. “Hay que exigirle más a los jugadores”, expuso Koeman. “Todos somos responsables”, contestó Busquets.

Comparte