Turquía prohibió vuelos desde Iraq, Siria y Yemen hacia Bielorrusia por la crisis migratoria en la frontera con Polonia

El gobierno de Ankara tomó la decisión en medio de la condena internacional al régimen de Alexandr Lukashenko.

En un mensaje publicado en su cuenta en Twitter, la dirección general de la aviación turca explica que esta medida, “debida a los problemas de cruces ilegales en la frontera entre Bielorrusia y la Unión Europea”, estará en vigor “hasta nuevo aviso”.

Poco antes, la aerolínea bielorrusa Belavia había dicho en un comunicado que “en virtud de una decisión de las autoridades competentes turcas, los ciudadanos de Irak, Siria y Yemen no tienen autorización para tomar vuelos entre Turquía y Bielorrusia”.

Este anuncio se produce en un momento en que miles de migrantes, oriundos sobre todo de Oriente Medio, están bloqueados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia, en condiciones humanitarias deplorables.

En relación con el problema del cruce ilegal entre la frontera entre la Unión Europea y Bielorrusia, se decidió que los ciudadanos de Irak, Siria y Yemen que deseen viajar a Bielorrusia desde los aeropuertos de nuestro país no se les vendan pasajes y no se les permita viajar en avión:” anunció por medio de un twitt la dirección de aviación

Concretamente hay unas 2.000 personas, mayoritariamente kurdas, en un campamento improvisado, en el lado bielorruso de la frontera, que esperan entrar en Polonia, y por tanto a la Unión Europea (UE). Pero Polonia les impide el paso y ha desplegado un importante dispositivo militar en la frontera.

La UE acusa a Bielorrusia de organizar estos movimientos de migrantes, entregando visas e incluso sorteando vuelos, con el fin de intentar crear una crisis migratoria en Europa, en respuesta a las sanciones internacionales contra el gobierno de Alexander Lukashenko.

El mandatario fue reelegido en 2020 tras unas controvertidas elecciones que provocaron multitudinarias manifestaciones de protesta en las calles y fueron violentamente reprimidas, lo cual motivó las medidas punitivas contra el país.

La aerolínea estatal de Bielorrusia, Belavia, que recientemente aumentó el número de vuelos entre Turquía y Minsk, dijo que cumpliría con la medida.

“De acuerdo con una decisión de las autoridades turcas, los ciudadanos de Irak, Siria y Yemen no serán aceptados para el transporte en vuelos de Turquía a Bielorrusia a partir del 12 de noviembre de 2021″, dijo en un comunicado publicado en su sitio web.

Belavia ha negado anteriormente cualquier participación en la trata de personas y en la migración ilegal. Cuando se le preguntó a quién había bloqueado para viajar y cuándo, Belavia dijo: “A Belavia no le gustaría especificar los nombres de las agencias de viajes, ya que no podemos estar 100% seguros de que estas agencias estén involucradas conscientemente en la trata de migrantes. Belavia ha bloqueado una serie de agencias BSP IATA [el plan de facturación y liquidación de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional] como una medida preventiva basada en sus actividades que viola la política de reservas de Belavia. Además, estas actividades podrían facilitar la trata”

“Los ejemplos incluyen diversos ‘grupos ocultos’, lo que quieren decir varias reservas individuales con siete a nueve pasajeros en el mismo vuelo que son ciudadanos de países de ‘alto riesgo’, o [donde] los agentes no especifican los detalles del pasaporte de los pasajeros en dichas reservas. O, en otro caso, reservas que se crearon inicialmente para pasajeros con nombres europeos que luego, justo antes de la emisión del billete, los agentes los cambiaron a árabes “.

Asimismo, dijeron que Bielorrusia estaba haciendo esto con “el objetivo de desestabilizar a los países vecinos y la frontera exterior de la Unión Europea y desviar la atención de sus propias crecientes violaciones de derechos humanos”.

“Esta táctica es inaceptable y requiere una fuerte reacción y cooperación internacional para que Bielorrusia rinda cuentas”, dijo en una declaración el mundo occidental, sin mencionar ningún tipo de medidas concretas para castigar a Bielorrusia.

“Demuestra cómo el régimen de Lukashenko se ha convertido en una amenaza para la estabilidad regional. Hacemos un llamado a las autoridades bielorrusas para que detengan estas acciones inhumanas y no pongan en riesgo la vida de las personas “, agregó.

Comparte