Muere en Japón a los 119 años la persona más vieja del planeta

La japonesa Kane Tanaka estaba reconocida desde 2019 como la persona de más edad con vida del mundo.

Kane Tanaka, quien estaba reconocida como el ser humano de más edad con vida, falleció el pasado 19 de abril en Japón a los 119 años, según comunicó este lunes el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar nipón. En 2019, el Grupo de Investigación en Gerontología –especializado en registrar a los supercentenarios del mundo– y el Libro Guinness de los récords certificaron que esta mujer se había convertido en la persona con más edad del planeta. Tanaka, la ciudadana más longeva registrada en la historia del país, era muy querida por el pueblo japonés y su presencia era habitual en los medios de comunicación locales con motivo de su cumpleaños o de la celebración del Día del respeto a los ancianos.

Nacida de forma prematura el 2 de enero de 1903 en la antigua aldea de Wajiro, actualmente perteneciente a la ciudad de Fukuoka, en la isla meridional de Kyushu, Tanaka vivía desde hacía años en una residencia de ancianos, donde a menudo se la filmaba jugando al juego de estrategia Othello, resolviendo problemas matemáticos, comiendo chocolate y tomando refrescos con gas. Ella misma había expresado en diversas ocasiones que asociaba su longevidad a “tomar alimentos deliciosos –el chocolate y la soda eran sus favoritos– y continuar aprendiendo”. Entre sus aficiones figuraban la caligrafía y la aritmética.

Con motivo de su 119º cumpleaños, los familiares de Tanaka escribieron en su cuenta de Twitter un mensaje para sus seguidores en los que la anciana celebraba haber alcanzado dicha edad, y en el que afirmaba: “Si he logrado llegar hasta aquí ha sido con el apoyo de mucha gente. Espero continuar divirtiéndome, con felicidad y energía”. En varias entrevistas había dicho que esperaba poder vivir hasta los 120 años.

El lunes, las autoridades locales anunciaron que Tanaka falleció la semana pasada de causas naturales en un hospital de Fukuoka, urbe en la que pasó toda su vida. Nueve días antes de su muerte, esta japonesa había superado a la estadounidense Sarah Knauss como la segunda persona más longeva de la que se tiene constancia en la historia. El récord lo estableció la francesa Jeanne Louise Calment, quien murió en 1997 a los 122 años y 164 días.

El gobernador de Fukuoka, Seitaro Hattori, se mostró conmocionado por la noticia: “Tenía el deseo de reunirme con ella a finales de año durante la celebración del Día del respeto a los ancianos, ya que el pasado no tuvimos ocasión de hacerlo por la pandemia”. “Aunque solo pude ver su foto con un ramo de flores y haciendo el signo de la paz con los dedos, esa imagen me alegró”, afirmó Hattori. “[Tanaka] transmitía a la población la esperanza de que es posible vivir una larga vida llena de salud”, agregó.

Tanaka había solicitado participar en silla de ruedas en la ceremonia de relevo de la antorcha olímpica de los Juegos de Tokio 2020, pero sus familiares lo consideraron muy arriesgado debido a la pandemia de covid-19.

Séptima de una familia de nueve hermanos, Kane se casó a los 19 años, en 1922, con su primo Hideo Tanaka, a quien no conoció hasta el mismo día de su boda, según recoge en su biografía la organización Guinness. El matrimonio tuvo dos hijos y dos hijas biológicos (la mayor murió al nacer y la menor con solo un año) y adoptó a una sobrina de Hideo. La familia salió adelante gracias a su negocio de fideos udon y tartas de arroz, que pasó a regentar Kane en solitario mientras su marido y su hijo mayor luchaban en la segunda guerra sino-japonesa (1937-1945). Su marido murió en 1993, a los 90 años, tras 71 años de vida en común.

La historia de Tanaka, quien presenció los cambios de Japón durante cinco eras imperiales (Meiji, Taisho, Showa, Heisei y la actual Reiwa), está relatada en el libro In Good and Bad Times, 107 years old, escrito por su hijo menor y su esposa en 2010.

Tras la muerte de Kane Tanaka, la persona de mayor edad del mundo con vida es Lucile Random, una monja francesa de 118 años, también conocida como hermana André, quien es, además, la superviviente de covid-19 más anciana de la que se tiene constancia. En Japón, la persona más mayor es actualmente Fusa Tatsumi, de 115 años. Según datos del Banco Mundial, el país del sol naciente cuenta con la mayor población envejecida del planeta, con un 28% de sus 125 millones de habitantes siendo de 65 años o más.

Comparte