Papá mató a su hija tras atropellarla dos veces frente a su casa

Nigel Malt, de Norfolk, Reino Unido, atropelló a Lauren, su hija de 19 años, en medio de lo que los testigos describieron como un episodio en el que estaba “consumido por la ira”, el 23 de enero de este año. Recientemente, el juez lo declaró culpable de asesinato.

La joven vivía en una vivienda con sus hermanos y su mamá, quien se había separado de Malt, de 44 años, hacía ya tiempo y, de hecho, había logrado que el hombre estuviera en prisión después de agredirla físicamente. Sin embargo, Malt logró quedar en libertad bajo fianza.

Según las investigaciones, Malt atropelló a su hija una vez y después pasó el carro de nuevo sobre su cuerpo. “Después de haberla tirado al suelo, él lanzó su carro sobre ella. Se detuvo y luego condujo el automóvil hacia adelante nuevamente”, comentó Andrew Jackson, el fiscal del caso ante el Tribunal de Norwich.

Después de cometer el crimen, el hombre decidió llevar a Lauren al hospital, pero al llegar fue declarada muerta.

La investigación que se realizó sobre las heridas del cuerpo de la joven revelan que, efectivamente, murió a causa de los traumas físicos que le generó en el cuerpo ser “aplastada” por el carro de su padre.

Comparte