La violencia política corroe Estados Unidos

Un intruso atacó a martillazos al esposo de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos Nancy Pelosi el viernes por la madrugada en su casa en San Francisco, mientras buscaba a la líder demócrata y gritaba: “¿Dónde está Nancy? ¿Dónde está Nancy?”

La policía acudió a la casa en respuesta a una llamada a las 2:30 a.m. y encontró a Paul Pelosi, de 82 años, y al atacante Dave Depape, de 42, disputándose el martillo, dijo el jefe de la policía William Scott. El intruso le arrebató el martillo a Pelosi y comenzó a golpearlo, antes de ser sometido y arrestado por los agentes.

Nancy Pelosi estaba en Washington, donde iba a presentarse junto con la vicepresidenta Kamala Harris en un evento de recaudación de fondos el sábado por la noche para el grupo LGBTQ Human Rights Campaign, a pocos días de que se realicen las elecciones intermedias que han estado cargadas de una retórica dura y a veces violenta. La legisladora demócrata canceló su presentación.

Los gritos del intruso en la casa de Pelosi fueron un eco inquietante de los cánticos durante el asalto al Capitolio el 6 de enero del 2021, cuando partidarios del entonces presidente Donald Trump que trataban de impedir la certificación de la victoria de Joe Biden buscaron amenazadoramente a la líder demócrata.

La policía dijo que el motivo para la intrusión del viernes no había sido determinado aún, pero tres personas con conocimiento de la investigación le dijeron a The Associated Press que Depape entró intencionalmente en la casa de Pelosi. Las personas no estaban autorizadas a hablar públicamente sobre una pesquisa en curso y pidieron preservar el anonimato.

La policía dio pocos detalles del atacante y sus motivos. Pero el ataque generó interrogantes sobre la seguridad de los congresistas y sus familias. Las amenazas a los legisladores están en su nivel más alto en la historia casi dos años después del ataque al Capitolio. En las campañas actuales por los comicios de mitad de mandato, el crimen y la seguridad pública han emergido como preocupaciones importantes para los estadounidenses.

Paul Pelosi fue severamente golpeado, sufriendo contusiones en la cabeza y el cuerpo. Fue ingresado en el Hospital General Zuckerberg de San Francisco para recibir tratamiento, confirmó el hospital. No se dio información por el momento sobre su estado, pero el portavoz de Pelosi dijo que se iba a recuperar.

Legisladores de los dos partidos reaccionaron con estupor y expresaron sus buenos deseos a la familia Pelosi.

“Lo que le sucedió a Paul Pelosi fue un acto vil”, dijo el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer. “Yo hablé con la presidenta (de la cámara baja) Pelosi esta mañana y le expresé mi profunda preocupación y mis sentidos deseos para su esposo y su familia, y le deseo una pronta recuperación”.

El líder republicano en el Senado Mitch MConnell dijo en Twitter: “Horrorizado e indignado por los reportes de que Paul Pelosi fue agredido en su casa y de la presidenta Pelosi anoche. Agradecido de escuchar que Paul se encamina a una recuperación plena y que las agencias el orden, incluyendo la estelar Policía del Capitolio, investigan el caso”.

Comparte