Musk planea cobrar 20 euros para verificar una cuenta de Twitter

Tras la compra de la red social Twitter por el magnate Elon Musk, los cambios en la red social están empezando a producirse. De cara al futuro, la plataforma pretende cobrar a los usuarios que tengan su cuente verificada y, si no, eliminar el sello que garantiza esta autenticidad.

Esto sucedería al ampliar las funcionalidades de Twitter Blue. Esta es una opción de 4,99 dólares mensuales que permite a usuarios Australia, Canadá, Estados Unidos y Nueva Zelanda, por el momento, acceder a funciones especiales.

Sin embargo, con las informaciones a las que ha accedido ‘The Verge’, la red social está planeando ampliar estos permisos y también la cuota de suscripción a los mismos. El pago ascendería a 19,99 dólares al mes e incluiría la verificación de la cuenta del usuario.

Según este plan, los usuarios que ahora tengan su cuenta verificada en la red social Twitter tendrían 90 días para realizar el primer pago al servicio Twitter Blue. Si no lo abonasen, perderían su sello de verificación, que aparece junto a su nombre.

Se estima que esta medida se establezca antes del 7 de noviembre, fecha límite que tienen los empleados para implementar estos pagos. De lo contrario, tal y como afirma ‘The Verge’, los trabajadores serán despedidos.

Cuando pretendía comprar Twitter, una de las exigencias de Elon Musk fue que desaparecieran de la red social los bots y perfiles falsos. Ahora, el magnate y nuevo dueño de la plataforma afirma que «Todo el proceso de verificación se está renovando en este momento», señaló en su cuenta de Twitter.

Directivos despedidos y salida de la bolsa

Pero estos cambios introducidos por Musk no son los únicos que se han llevado a cabo en las oficinas de Twitter. Ya el pasado viernes 28 de octubre el magnate despedía a cuatro altos directivos de la compañía. Entre ellos se incluía el consejero delegado de la red social, Parag Agrawal.

Asimismo, la empresa también ha confirmado su salida de la bolsa de Nueva York, según confirma EFE. En concreto, esta salida del mercado bursátil se materializará el próximo 8 de noviembre. De esta forma, la red social se convertirá en una empresa privada y con menos obligaciones de facilitar información sobre sus movimientos y desempeño y tendrá un menor escrutinio por parte de los reguladores.

Comparte