LeBron James estalla contra la gestión de los Lakers: «¡Ustedes saben que mie*** debería estar pasando!»

Ni las últimas cinco victorias consecutivas de Los Angeles Lakers parecen haber calmado a LeBron James. La estrella estaría harta de la gestión de los Lakers, que no han hecho movimientos para reforzar su plantilla. El jugador ya no aguantó más y así lo hizo saber en una conversación con el periodista Sam Amich de ‘The Athletic’.

LeBron empezó la conversación, en unas declaraciones post partido, con un tono normal y así respondió a la pregunta sobre las dudas de la franquicia para utilizar los dos ‘picks’ de draft de primera ronda que le quedan en una posible operación. «Escucha, yo juego el partido. Me preocupo sobre quien está en el vestuario. No es mi trabajo. No puedo hacer el trabajo de nadie más», declaró James.

El periodista insistió en sobre qué le parecería que el equipo mantenga los ‘picks’ y espere hasta el año que viene. El jugador de los Lakers continuó con su aparente calma: «Bueno, si ustedes lo saben. No necesito hablar sobre ello». Entonces, a la cuestión de cómo se sentía ante esa decisión y cuál era su nivel de paciencia, LeBron reveló que «ellos hacen lo que sienten que es mejor para la franquicia. Estoy haciendo lo que es mejor para mis chicos en el vestuario. Eso es todo lo que me preocupa».

Entonces, LeBron James no aguantó más y explotó, una vez que ya había avanzado algunos metros y terminado la conversación. Pero el periodista escuchó lo que dijo porque fue en un tono elevado: «¡Ustedes saben que mierdas debería estar pasando! ¡No necesito hablar!».

LeBron James aclara sus declaraciones
Después de la publicación del artículo en ‘The Athletic’, LeBron utilizó sus redes sociales para rebajar ese posible enfado y que no afecte al nivel de juego y resultados de su equipo para los próximos partidos.

«Hey Sam, de hecho, no he perdido mi paciencia. Haces que suene como que estoy frustrado cuando en realidad no lo estoy. Te lo dije una y otra vez, mi trabajo está centrado en los chicos en el vestuario, mi trabajo no está en el roster. Esa es la realidad de esa conversación. Y dije lo que dije», zanjó LeBron.

James añadió otro comentario: «Máximo respeto y tranquilidad porque ese es el estado de ánimo en el que estoy. ¡De nada!. Una racha de cinco victorias consecutivas».

Sin embargo, ese enfado de LeBron va contra la gestión de una franquicia que parece dar por perdida la temporada, al no querer reforzar el equipo con algún jugador importante. Algo que choca con la obsesión de LeBron que no quiere perderse otros playoffs.

Comparte