El momento ha llegado: Elon Musk tiene permiso para implantar interfaces en el cerebro de personas

Es increíble comprobar cómo la ciencia evoluciona tanto como para que la integración entre ser humano y máquina no solo no sea algo salido de la mente de un loco científico del mundo del cine, sino que pueda convertirse muy pronto en realidad. Elon Musk cuenta con proyectos de todo tipo en su haber, pero la compañía Neuralink parece ser una de sus apuestas más arriesgadas, a pesar de que ya hemos visto su interfaz en funcionamiento. Ahora, después de años de espera, parece que tiene permiso para utilizar a pacientes en las siguientes fases de desarrollo de su tecnología.

Cerebros a mí, que diría Elon Musk
Gracias a una de las últimas publicaciones de Neuralink en Twitter, hemos conocido que la famosa compañía tecnológica ha obtenido el permiso de la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos del gobierno de Estados Unidos, para poder dar el pistoletazo de salida a los ensayos clínicos con seres humanos. A finales del año pasado ya te adelantamos que Elon Musk había anticipado que a mediados de este año se podría comenzar con esta experimentación y parece que el tiro ha llegado al centro de la diana.

Es verdad que de no estar el CEO de Tesla, Twitter y SpaceX detrás de Neuralink, la noticia habría pasado desapercibida, y mucho más dado que estamos ante la aceptación de los ensayos y no los resultados de los mismos. Sin embargo, si unes una tecnología que podría revolucionar los implantes en el cerebro con el magnate sudafricano, la expectativa está por las nubes.

En la página web de Neuralink se asegura que la interfaz que están desarrollando buscar cambiar la vida de la gente y que en la actualidad se están centrando en pesonas aquejadas de cuadriplejia y la posibilidad de que éstas puedan utilizar dispositivos a través del control mental. Sin embargo, su apuesta final es clara, según lo recogido en su página web:

En el futuro, esperamos restaurar capacidades como la visión, funciones motoras y el habla y, en algún momento, expandir cómo experimentamos el mundo.

Elon Musk ya ha afirmado en más de una ocasión que él mismo está dispuesto a implantarse el dispositivo de Neuralink a su debido tiempo, pero por el momento parece que la empresa se centrará en dar solución a pacientes que no pueden utilizar la capacidad motora de sus extremidades. Eso sí, la compañía no está sola en este mercado, dado que empresas como Synchron llevan años experimentando con tecnologías similares y probando sus avances en pacientes australianos. Esperemos conocer pronto los avances de Neuralink y su potencial impacto en la sociedad del mañana.

Comparte