Gervonta Davis y la devastadora situación que vivió tras ser arrestado

El campeón de boxeo, Gervonta “Tank” Davis, informó que su mansión en Florida fue asaltada y saqueada después de que un juez revocó su sentencia de arresto domiciliario por quedarse sin permiso en un hotel Four Seasons y un penthouse de 3.4 millones de dólares que compró.

Michael Tomko, abogado de Davis, escribió que las pertenencias personales, incluidos los preciados atuendos de boxeo para el pugilista y varios automóviles de colección, fueron robados de la casa de su cliente en Parkland, Florida.

La Oficina del Sheriff del Condado de Broward, dijo, que está investigando para determinar la posible existencia de otras amenazas.

Miranda Grossman, oficial de información pública de la Oficina del Sheriff del Condado de Broward, escribió en un correo electrónico que está investigando un robo que ocurrió el 2 de junio. Además, ‘The Baltimore Banner’ ha presentado una solicitud de la Ley de Registros Públicos de Florida para el informe policial.

Gervonta Davis: ¿Por qué fue arrestado?

El viernes 5 de mayo, Gervonta Davis se declaró culpable de un incidente de tránsito en el que estuvo envuelto y las autoridades lo castigaron con 90 días de arresto domiciliario, más de 200 horas de trabajo comunitario y tres años de libertad condicional; sin embargo, tras malentendidos con su domicilio, el resto de su sentencia deberá cumplirla en la cárcel.

La semana pasada, la jueza de circuito de Baltimore, Althea M. Handy, convocó una audiencia después de enterarse de que Gervonta Davis se había estado quedando en el hotel y el condominio sin permiso de la corte, por lo que ordenó a los agentes del alguacil que lo detuvieran de inmediato.

Gervonta Davis arremete contra la jueza

Después de la audiencia, Davis hizo un Instagram Live en ell cual llamó a Handy loca debido a que indicaba que estaba siendo arrestado por haber comprado una nueva propiedad.

“Quiero que la gente sepa que esta jueza está loca. Me ha encerrado, básicamente, porque compré una propiedad. Hice todo lo que estaba en mis manos para escuchar a mis abogados. Escuché a todo el mundo. Está molesta porque compré una propiedad. Por eso estoy en la cárcel”, comentó el pugilista estadounidense de 28 años de edad.

“Ella (la jueza Althea M. Handy) quería que me quedara en un apartamento con una cama y que ni mis hijos, ni nadie me viniera a ver. Sólo quiero dejar ver la situación porque se está aprovechando de mí. No sé si será una buena o una mala jueza, pero esto no está bien. Tengo que compartir esta situación con todo el mundo”.

Comparte