La potente verdura que contrarresta el colesterol malo y regula la presión arterial

El colesterol es una sustancia que está presente en la sangre y el cuerpo la necesita para formar células sanas, pero tener altos niveles de colesterol puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explicó que el cuerpo produce la sustancia, pero esta también se encuentra en alimentos de origen animal, como yemas de huevo, carne y queso. Ahora bien, es importante señalar que el colesterol alto puede heredarse, aunque suele ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable, como, por ejemplo:

Dieta: la grasa saturada y el colesterol en los alimentos que se consumen aumentan el nivel de colesterol en la sangre.
Peso: el sobrepeso es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca.
Actividad física: no hacer ejercicio es un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca. La actividad física regular puede ayudar a reducir el colesterol malo (LDL) y elevar el bueno (HDL).
Tabaquismo: fumar cigarrillos reduce el colesterol bueno (HDL), que ayuda a eliminar el colesterol malo de las arterias.

Tipos de colesterol
Colesterol total: es la cantidad total de colesterol en la sangre. Incluye ambos tipos: colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL, por su sigla en inglés) y colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL, por su sigla en inglés).

Colesterol malo (LDL): el que se acumula en las arterias y las obstruye.
Colesterol bueno (HDL): el que ayuda a eliminar el colesterol de las arterias.
No-HDL: este número es el colesterol total, menos el colesterol bueno (HDL). El colesterol no-HDL incluye el colesterol malo (LDL) y otros tipos de colesterol, como la lipoproteína de muy baja densidad (VLDL).
La importancia de la habichuela
El ejote o habichuela (como se conoce en Colombia) es de origen centroamericano, especialmente de México, donde se le dio ese nombre y que proviene del náhuatl “exotl” que significa fríjol verde y que cuenta con importantes propiedades alimenticias y su gran versatilidad gastronómica.

La Secretaria de Salud de México señaló en su portal que esta leguminosa, que se come cuando aún está verde con todo y vaina, tiene un importante aporte nutricional, debido a la presencia de importantes cantidades de vitaminas como A y C, que ayudan a mantener sano el sistema inmunológico.

Igualmente, destacó que la habichuela posee una gran cantidad de minerales como sodio, potasio, calcio, yodo, fósforo, magnesio y hierro. En la cocina se utiliza para la preparación de varios platos como cocidos, hervidos, al vapor, salteados, fritos o en tortitas capeadas.

También es un acompañante ideal para distintos tipos de carnes, aves y pescados. Ese despacho destacó, además, que una taza de habichuelas aporta 44 kcal, con lo cual se convierte en un alimento que aporta nutrientes beneficiosos para el organismo por la presencia de minerales, fibra, fitoquímicos (flavonoides).

De acuerdo con el portal Cocina vital, protege además a las células en los procesos de oxidación e inflamación, reduciendo enfermedades como diabetes y algunos tipos de cáncer.

Entre tanto, por su aporte en folato, vitamina C, carotenoides y fibra, esta leguminosa “contribuye a proteger de enfermedades cardíacas y de apoplejías (ocasionadas por embolias, trombosis)”, de acuerdo con la publicación.

Como mencionamos anteriormente, debido a que una taza de habichuelas aporta 44 kcal, hace que sea un alimento bajo en calorías, que lo hace ideal para incluirlo en las dietas dirigidas a perder peso. Los especialistas han señalado que una taza de este producto contiene 4g de fibra y pocos carbohidratos (9.9g), por lo que no eleva la glucosa, lo que lo hace un alimento que puede ser consumido sin ningún problema por personas con diabetes.

La publicación “Conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad agrícola” del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, destacó que la habichuela ayuda a bajar la tensión sanguínea, depurar la sangre y combatir la anemia. Igualmente, ayuda a cortar hemorragias en heridas menores e incluso tratar almorranas, que es la dilatación permanente, de naturaleza varicosa, que se forma en la parte exterior del ano o en la parte final del intestino.

Comparte